Capítulo 56

jueves, 17 de septiembre de 2009

Rito llegó muchos meses antes de lo que esperábamos. Eso sólo significaba que había tenído problemas.

Pero aunque hubiera llegado sin avisar, causaba la misma euforia en el barrio: "Ya llegó Rito", "Por aquí anda el Rito", "Cuádrense que ya llegó el Rito".

El Rito llegó con una mochila al hombro y una sonrisa. No parecía preocupado, aunque rara vez lo estaba. Siempre regalaba una sonrisa. Dejó sus cosas en casa de su sobrino y salió a saludar a los del barrio.

-Qué pasó patrón, bienvenido al barrio - le dije yo
-Jajaja, yo no soy el patrón, ese es el Adrián. - contestó Rito haciéndome la seña de que había metiches.
-Pa' que nos hacemos mi Rito - le contesté yo sosteniendo lo que había dicho antes - ¿Luego porqué tan pronto se vino?
-A chingao, si quieres me regreso... - dijo en broma
-Nombre como cree Rito, siempre es bueno tenerlo por acá en su barrio
-¿Y cómo va la escuela Lover?
-Ps ahí va
-¿Pero ahí va bien o ahí va mal?
-Digamos que de eso no hay que preocuparnos.
-Como no mijo, uste no es un pelado como nosotros.
-Yo soy igual que todos
-No digas pendejadas Lover, pégale a los libros, pero mientras vamos por una chela, que ya me estoy secando.
-Pa' luego es tarde.

Mandamos a un chamaco por unas caguamas y nos fuimos para mi casa. Ahí Rito me platicó la razón por la que estaba aquí.

-Sí, tuve que soltarle un billete al juez pa' poder pelarme.
-¿Pero y para que te veniste para acá?
-Ya traía muy asados a los azules, el trato fue una lana y que me dejaban salir si me iba de la ciudad. Así que voy a estar buen rato por acá mi Lover.
-¿Y cómo estuvo que te agarraron?
-Me pusieron un 4.
-¿Un 4 a tí?
-Sí, estuvo como en las películas. Los perros sabían que me encantan las mujeres. Fue una piruja que ya tenía tiempo trabajando. Rosita. La Rosa. Re buena para los jales. Me la llevé para un motel. Cotorreamos chido en el camino, pero uno que ya es perro viejo se huele las malas intenciones. La Rosita traía algo extraño ese día, yo pensé que era cosa de putas, pero de todos modos no me confié. Cuando llegamos al motel me dieron una habitación de esas que están pegadas a otra finca, pero le dije al chavo que me diera una pegada a la calle.

Ya nos fuimos directo al cuarto y la Rosita me hizo un trabajito que para que me relajara porque me veía muy tenso. Ni le avisé cuando iba a terminar y entonces se tuvo que ir a lavar la boca. Aproveché para esculcar su bolsa, pero no encontré nada raro: condoritos, pintura, dinero. Pues total que la Rosita me convenció, nos echamos un palenque sabroso, me dejó muy madreado. Luego me rascó la cabeza, me estaba quedando jetón y mejor me levanté y me metí a bañar. El motelito este tenía tina, así que la empecé a llenar. Cuando iba a la mitad escuché que Rosita estaba hablando por teléfono. Pegué oreja a la puerta para escuchar lo que decía. Ahí me rompió el corazón, me lo rompió refeo. Les dijo que se vinieran de volada, que me estaba bañando y que ella me alcanzaba a entretener. Abrí la puerta, me puse el pantalón y Rosita me volteó a ver con cara de asustada. Le dije que era una hija de la chingada. Le di una cachetada, pero de esas buenas, de las que truenan resabroso y la aventé a la cama. Después me salí por la ventana, estábamos en un segundo piso, y caí en el techo de una camioneta, con eso amortiguó tantito pero me chingué el tobillo. De por sí ya ves que estoy chueco. Me fui escondiendo y agarré un taxi. Pensé que ya la había librado pero estos puercos ya estaban cerca, sabían desde antes a que motel iba. Nos pararon como 5 cuadras adelante. Me bajaron, me pusieron una chinga y también al pobre del taxista que ni la debía ni la temía. Nos llevaron a los dos a los separos y luego al pintón. Al pobre cabrón lo acusaron de ser mi cómplice. Yo les dije a los puercos que el taxista no tenía nada que ver, pero les valió madre, ya sabes como son. El taxista se les puso bravo, y con razón, porque era inocente, pero nomás se ganó una madriza. Al tercer día me arreglé con el juez así como te dije. Si me regreso al pueblo me llevan directo a la penal y me voy a quedar guardado un buen rato. Ya me traían checado
-Pero lo bueno que ya estás acá, en el 14.
-Eso sí. Pero ¿sabes qué es lo que más me duele? La traición de la Rosita. Ya me estaba encariñando con ella y le iba a decir que se fuera a vivir a la casa para que ya no trabajara.

A Adrián no le cayó del todo bien la llegada de Rito, aunque trataba de disimular y le hizo una fiesta de bienvenida. Sabía que con Rito había que quedar bien y aunque Rito reconocía a Adrián como el jefe, todos en el barrio respetabamos a Rito.

Adrián no podría preguntarle a Rito el motivo de su presencia, porque podría interpretarse como una falta de respeto, así que llegó conmigo.

-Que bueno que ya tenemos al Rito por acá verdad mi Lover.
-Si ps sí, ya sabes que el Rito es leyenda.- le dije tratando de hacerlo encabronar.
-Eso sí, el Rito fue muy canijo en sus tiempos.
-Y todavía.
-No creas Lover, ahorita ya hay nuevos talentos. Y luego ¿porqué se vino? ¿Tuvo problemas por allá o qué?
-Ps sabe, nomás me dijo que se vino a pasar un rato por acá, que porque hay mucho movimiento en el barrio.
-Pero aquí tenemos todo controlado...
-A lo mejor Rito vio algo que no estaba bueno.
-Pitus y yo tenemos bien trabajado todo por acá... eso lo debería saber bien Rito.
-Eso sí.
-Mira Lover, no te confudas, Rito es del 14, pero tú sabes quién es el jefe. - Me dijo en tono seco, al parecer los metiches me habían escuchado cuando llegó Rito. Pero no me importaba, porque si lo había dicho era precisamente para que se lo fueran a decir al Adrián.

El rey reclama su trono.

7 comentarios:

Marilú dijo...

si el miedo no anda en burro y sabia que lo pueden destronar...
Hola Lover sigo por aquileyendote, ya me avente todos tus post.
Saludos

Mafalda Marinela dijo...

Noooo si una cosa es ser jefe y otra ser lider... y el pinche adrian ni a jefecito llega... Que bueno que aparece este sr Rito, espero que le de una buena lección al Adrian... no cualquiera se gana el respeto.. y menos en esos ambientes...

saludos!

Priscila dijo...

Lover, y tu como te llamas?

AEA dijo...

por algo el adrian tenia que .. recordarles? quien era el "jefe" :p

Saveur de Sexe dijo...

uhm... 'ora si, como dice mi sobrino: "Ya llego Joaquin Llorabas", jajajajajaja.

Cada quien reclama lo suyo.

Violent Act Of Beauty dijo...

Que paso mi Lover, psss donde andaba, acaso con su "Rosita" y se tuvo que regresar, ya se le extrañaba con esos relatos, no deje tan abandonado el congal.
Como ya dijeron en unos de los post, una cosa es el miedo y una muy diferente es el respeto y eso pocos cabrones lo valen.
Saludos master! y aqui seguimos al pendiente.

Lover dijo...

Marilu: gracias por gastarte tu tiempo en este pobre diablo.

Mafalda Marinela: Saludos mafa! las cosas se pusieron color de hormiga.

Priscila: Lover :)

AEA: No era el de a deveras

Saveur de Sexe: Tsss buena frase de tu sobrino. Anotada.

Violent Act of Beauty: Disculpe usted, pero Marina andaba ocupada