Capítulo cincuenta y siete

martes, 29 de septiembre de 2009

-Pero mira caballero, ¿por qué trae esa carita?
-¿Que pasó chula? pues ya ves que me traen en joda.
-Chico pero tú siempre eres tremenda pastilla.
-Y usted también ¿pa' qué le hacemos al cuento?
-Sólo porque me ven como algo exótico.
-Aquí no te tienes que hacer la modesta Yarita, ya estás en México... lindo y querido.
-Caballero es usted un pícaro...
-Y es usted una tremenda latina. Pero a ver, dígame pa' que soy bueno.
-Chico, esto es algo delicao, hay que chapeá bajito.
-Vámos pa' la casa.
-Te sigo.

Abrí la puerta, le invité una cerveza y no quiso, le invité un gallo y tampoco, le invité una línea y me dijo que a ella no le gustaban esas cosas de colombianos y que el día que el manco echara dedos ella lo iba a probar. Me pidió un vaso con agua natural.

-Mira chico, yo no quiero ni tiki tiki ni taka taka, pero el trato que tenemos los cuatro no se está cumpliendo.
-¿Cómo que no? ahí va lo de tus papeles ¿no?
-Ese no es el problema, el problema es tu amigo, Juan.
-(Puta madre) No le hagas caso Yara, ese cabrón ladra pero no muerde.
-Ya lo sé Lover, pero es que es un sangre pesado. Y últimamente después de que llega a la casa... - bajó la mirada repentinamente y se quedó en silencio.-
-¿Ha querido sobrepasarse contigo?
-Chico, tú sabes que es parte del trato. Nosotras no molestamos pero ellos tampoco.
-Yarita, no te preocupes yo voy a hablar con Juan, te prometo...
-Es que ya lo habían prometido Lover, pero Juan... es un bestia.
-¿Te hizo algo?
-No, porque no me dejé, le solté un simbombazo.
-Te doy mi palabra, hoy mismo arreglo eso chula.
-Gracias Lover... no sabe cuánto lo aprecio caballero.

Conocía a Juan desde niño, igual que a Pitus. Sabía que era terco, y sabía que las cosas podían salir mal. Pero era mi palabra, y eso era lo único que tenía. Fuí con Juan, y le platiqué el asunto, le dije que él había prometido no tocar a Yara, al principio me ignoró y se reía. Hasta que lo agarré del hombro y le dije:

-Juan, somos compas desde morros. No quiero tener pedos contigo. Pero necesito que me hagas ese favor.
-Mira Lover - me dijo volteando todo su cuerpo para ponerse justo de frente a mí, imponiendo su físico más alto y grande que el mío - lo que yo haga de mi vida son cosas que no te debes de meter, si yo me quiero chingar a la Yara es muy mi pedo.
-Loco, no confundas nuestra amistad con el negocio, lo tuyo con Yara es puro bisne y yo te pago puntualito, lo demás son pendejadas.
-¿Dices que hago pendejadas?
-Dije que son pendejadas...
-Por eso, hago pendejadas ¿entonces soy un pendejo?
-Juan yo no dije...
-Mira cabrón, no porque le chupes la verga al Rito significa que ya subiste de nivel en el 14, no me vas a venir a decir lo que tengo que hacer.
-Juan, respeto loco...
-Respeto ¡mis huevos! Yara es mi esposa y yo sabré lo que hago. Respeta eso Lover
-Es tu esposa por negocio no porque quiera que te la cojas...
-Que te valga madre Lover.
-No cabrón, yo di mi palabra.
-Lover, ¿qué no ves el negocio verdadero? Imagina cuántos clientes tendríamos si la "trabajamos".
-Eso no es parte del bisne Juan. - Me cagaba cuando Juan trataba de usar frases de Adrián para justificar sus estupideces.
-Es cosa de convencerla...
-Pero lo que tu quieres es obligarla.
-Cabrón... ¿crees que eres el único que puede tener viejas? Lo de "Lover" es una pendejada, no te la creas, no eres el único.
-Me vale madre porque me digan "Lover", lo que te estoy diciendo es que ella no quiere y punto.
-Tú la quieres para ti solito ¿verdad cabrón? No seas culerito, no todas son para el Lover.
-No quiero pedos Juan, no la toques, así era el trato. Estás recibiendo tu dinero a tiempo ¿no? entonces respeta el trato.
-Yo sabré lo que hago con mi esposa y punto.
-No te metas en problemas pirata.
-Sh sh sh, no me vuelvas a amenazar Lover, somos compas pero ponte trucha.
-No es amenaza Juan, es un aviso. Y el que se debe poner trucha eres tú, porque esto no es cosa de faldas, es cosa de negocio. No la toques y ya estuvo.
-Si el problema es el negocio yo te devuelvo lo que me has pagado.
-Juan, no pongas las cosas difíciles.
-No no, las cosas son fáciles.
-Mira loco, nomás te estoy pidiendo que hagas lo que habíamos quedado, evitemos pedos. - Le dije tajante y me alejé.
-¡Lover! - gritó cuando ya me iba.
-¿Qué pasó?
-Somos compas, pero a mi no me andes amenazando cabrón.
-No es amenaza, es aviso... y el que avisa no es traidor.

4 comentarios:

Werfanita dijo...

ahhh suspenso!
ahhhhhhhhhhhhhh ya escribe el otro me muero de la curiosidad

Saveur de Sexe dijo...

AJA LA BARAJA! NO HOMBRE, PSS NO HAGA NEGOCIOS CON WEYES TAN CALIENTES, ESTOS NO SE SABEN EL CHISTE DE LA RANITA DE POLO-POLO... "NUNCA PIERDAS LA CABEZA POR UNAS NALGAS"...

SALUDOS Y YO ESPERO ESCRIBIR PRONTO... DATE UNA VUELTA.

Luly dijo...

"El hombre cuando puede, la mujer cuando quiere", así que ha ese hombre hay que mantenerlo a raya.:)

Saludos

Zulejka Ellyane dijo...

Ah que Juanito..... pero y entonces mi lover .. le partiste su madre o en que paro todo?

COmo me choca la gente que no sabe respetar tratos ...