Capítulo 24

jueves, 3 de abril de 2008

Ya habían pasado algunos meses y mamá Juanita no mejoraba de esa pinche tos, le habían diagnosticado pulmonía y estaba tomando muchos medicamentos, parecía que algunos días mejoraba pero volvía a recaer. El doctor decía que era porque dejaba de tomar las medicinas.Le dije a mamá Juanita que siguiera con el tratamiento o las cosas se podían poner graves, que no se me fuera a ir tan pronto. Ella era fuerte y no lloró, solo dijo que ninguna pulmonía la iba a chingar.

Durante este tiempo la época de la secundaria había terminado, hice trámites y entré a la primera a la prepa. Jamás en la historia de las preparatorias (hasta entonces) alguien de primer semestre se había postulado como presidente de la prepa. Me dijeron que estaba loco, que no iba a ganar, que no fuera pendejo porque los del comité era cabrones y me iban a madrear nomás por el gusto de hacerlo. Alentado por la banda de la secu que había entrado a la misma prepa y también por el Pitus y el Juan, me aventé a la campaña.

Lo primero era prometer cosas que nadie iba a cumplir, básicamente ahí te entrenas para ser un buen político. Prometí que ibamos a rebajar el costo de los camiones, a huevo, eso siempre jala gente. También les dije que tendríamos más puentes, que los días festivos que cayeran entre semana los íbamos a mandar a lunes o viernes para que haya más tiempo para el cotorreo. Prometí que si ganábamos, mi comité no iba a ponerse mamón y le haríamos el paro a los que tuvieran broncas con algún maestro. Aquel fue un buen comienzo y comencé a jalar mucha banda.

Tenía dos contrincantes, uno se llamaba Toño, hijo de algún grillero porque el wey también sabía mover gente. El otro era el Lalo, un wey que le caía bien a mucha gente pero que no se le veía temple para los típicos balazos y las corretizas que son típicas de las elecciones de la prepa, y de hecho nomás llegó a la mitad de su campaña porque el Toño le dijo que mejor se saliera de la polaca si no quería tener pedos, el mismo discurso con el que fue conmigo, aunque más bien acá vino muy crecido porque aparte yo era de primer semestre. Me dijo que los mecos como yo no podían entrarle a la grilla tan rápido, que no sabía como se movían las aguas ahí y que venía recién desempacado de la secun. Pues a ver que pasa, le contesté al Toño, quien se rió y me dijo "tu sabrás".

La polaca comenzó a mover intereses en toda la prepa, obviamente los de quinto semestre estaban del lado del Toño, pero toda la banda de primer semestre me apoyaba a mi, y viéndolo de esa manera yo le llevaba una ventaja porque éramos muchos más. Los que estaban en medio se inclinaban por el Toño lo que hacía que las votaciones estuvieran bien parejas, era un pinche volado, a mi contrincante le empezó a sudar porque no la veía tan fácil como creía.

Volantes, conciertillos de bandas que yo conocía y chescos que les compraba con lo que ganaba de tirador era mi estrategia y funcionaba muy bien. El Toño sacaba dinero de lo que el otro comité se robaba y lo que su jefe le daba. Fue precisamente después de un concierto que armé en la explanada de la prepa cuando me tupieron 5 cabrones. El tokin ya se había terminado y yo jalé por la calle de atrás con el Pitus y el Juan cuando llegaron con manoplas, botellas y naranjas. "Lover, el Toño quiere hablar contigo". "Ps que le caiga, aquí lo esperamos". "No seas pendejo Lover, es tranqui el bisne". "Es lo que yo digo mi Pipas, que le caiga aquí mero". "Yo te la dije por las buenas Lover." Pues ni tanto cabrón, que yo sepa las manoplas son para madrear no para platicar". A los 5 minutos llegó el Toño. "Así te la pongo Lover, te respeto cabrón, pero mejor ahi muere, la polaca y la grilla se la tienes que dejar para los caimanes, tu apenas eres ratón. Ya salgo este año, tú te quedas con el comité para el próximo." "¿Qué paso mi Toño?, pues mejor vamos viendo quien gana ¿o te pandeas?" . "Mire hijo de su puta madre, no me hable así, se la estoy diciendo por las buenas". "No sabes con quien te metes". " ¿Qué? pinche mocoso mierda... pues demuéstrame con quien me meto". "Mejor bájale de huevos carnalito, que nosotros no jugamos a ver quien le parte la madre al otro". Esto último lo dijo el Pitus acercándosele de pechito al Toño y tocándole al hombro con el dedo. "Pues ahorita me demuestran con quién nos metimos pinches mocosos". Y nos tundieron sabroso. Primero nos aventaron las naranjas verdes que pegan re-sabroso en la espalda. En lo que nos cubrimos de las naranjas se nos avalanzaron y nos reventaron las botellas en la cabeza. De las manoplas ya ni cuento. Nos pusieron la chinga de nuestras vidas. Yo apenas podía abrir el ojo derecho, lo traía de boxeador. Sin contar el hocico reventado y la descalabrada. El Pitus no se podía parar porque quedó mareado de tanto chingadazo. El Juan que era el más toro traía abierta la ceja y le alcanzaron a dar un llegue en el abdomen con la botella rota. "Ni verga, no le hablen a la ambulancia, pintante para el barrio Lover, que se traigan la troca y nos llevamos al Juan, de todos modos no está profunda".

Mamá Juanita me puso una buena regañada, me dijo que diario andaba de broncudo y que ademas era menso porque diario llegaba madreado. Le dije que estaba vez no había sido mi culpa, que habían sido los de la otra planilla. Me dijo que no tenía necesidad de andarme involucrando en la politica, que al fin y al cabo eran todos unos rateros.

Al día siguiente bien temprano llegué con la flota. "Mi Toño, vénga tantito para acá que quiero arreglar bisnes con usted". El Toño, con una sonrisa de oreja a oreja me dijo: "Se me hace que ahora si ya entendiste lo que te decía ¿qué, me vas a decir que ya renuncias a la planilla?". "Usted venga tantito, con todos los de su planilla". Al principio eran 15 los que venían detrás de mí, nos fuimos para la esquina de la cuadra y en eso salieron los de la banda. Nomás eran cuatro, pero ¡qué cuatro!. Los más placosos del barrio. De los 15 que venían con Toño, nomás se quedaron sus cinco achichincles. "Vengo a hacer campaña de convencimiento mi Toño, porque usted ya hizo la suya". "No esperate esperate, vamos hablando...". "¿Querías ver con quien te metes? putito, pues ahora te vamos a decir con quien te metiste". Le dijo el Pitus con toda la cara hinchada de la madriza de la noche anterior. Le dimos bien duro. Yo había dejado un tubo tirado en la calle porque con ese mero le quería dar. Aquello no fue una pelea, fue una putiza.

El Toño se había desmayado. Yo pegué carrera para la escuela y me metí al salón. En la mochila traía otra camisa por si me manchaba de sangre. Todos me vieron agitado y se me quedaron viendo, creyeron que otra vez me habían correteado. Unos 15 minutos después se empezó a escuchar el golpeteo de un tubo sobre las paredes de cada salón y también sobre el barandal del pasillo. Como cuando los presos hacen sonar sus tazas sobre los barrotes de la celda. El sonido se escuchaba cada vez mas cerca, los alumnos de cada salón por donde se escuchaba el golpe se asomaban por las ventanas y el murmullo de toda la gente que presenciaba aquella escena envolvia el pasillo. Entonces el sonido se escuchó afuera de nuestro salón y todos se asomaron por la ventana. Una mujer gritó. "¡Es el Toño!".

Y efectivamente era el Toño, pero inconsciente y siendo arrastrado por Pitus a través del pasillo quien a su vez traía un tubo en la mano con el que iba golpeando la pared de cada salón. Un pequeño camino de sangre se pintaba en el mosaico del pasillo, ese mismo camino terminó justo en el baño de mujeres, ahí lo había aventado el Pitus.

El resultado de aquello fue excepcional. Me convertí en el presidente más joven de la prepa, nadie me pudo inculpar porque fue Pitus quien entró arrastrando a Toño, y Pitus no estudiaba ahí. Vendrían buenos tiempos y también vendrían tiempos peores.

2 comentarios:

ASsiLeM dijo...

O.o" a la mierga


saludos my lover ;)

wen v dijo...

jajajaja bajar el precio de los camiones...

eso es la onda, sobre todo porque con una reduccion de un pinche peso la gente hace fiesta :/