Capítulo veintisiete.

martes, 29 de abril de 2008

- Pitus, háblale al Lover, que se venga como cuete.
...
- Lover, te manda a hablar el Adrián.
- ¿Y para qué?
- Sabe, nomás me dijo que como cuete.
- A ver, ps vamos.

Cuando llegué el Adrián estaba sentado de pierna cruzada, fumando un puro enorme, tenía la cara larga. Un foco colgaba desde el techo y quedaba justo en medio de la mesa donde él se encontraba, todo lo demás estaba oscuro, como siempre las ventanas tapadas con las cortinas rojas. El humo pintaba de blanco el ambiente negro. En ese momento pensé que la había cagado con algún encargo. Me dijo que me sentara.

- Lover, ¿luego porqué no me había dicho de sus problemas?.
- ¿De qué Adrián?
- Pues lo de su mamá Juanita, ¿porque no me había dicho?
- No ps...
- ¿Qué no somos del barrio?
- Sí ps sí.
- ¿No me tiene confianza o qué mi Lover?
- Cómo crees Adrián, si tú eres el picudo.
- No no no, no me ande con chingaderas, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. ¿Por qué anda nadando solo?
- No ps no quería molestarte Adrián. Nomás por eso.
- No me ofenda así mi Lover, ¿LUEGO PA' QUE ESTÁN LOS AMIGOS?
- ...
- Si me hubiera dicho desde el principio, otra cosa sería. Ahí anda el Pitus dándole unos cuantos pesos que no sirven pa' pura chingada.
- Sí me han servido un montón Adrián, al menos para comprar el taco. Pero ya le dije al Pitus que yo se los pago completos, a mi no me gusta eso de deberle a la gente.
- Por eso me cae re-bien Lover, por que usted es gente de fiar. Usted es ley. Pero a lo que iba mi Lover, el Pitus también necesita de esos centavos.... - interrumpí al Adrián.
- De eso no hay problema Adrián yo se los voy a pagar ....
- No te preocupes Lover, ya te dije que me los pagas cuando puedas, no hay piri - fue la primera vez que hablaba Pitus.
- A ver cabrones, no me interrumpan cuando estoy hablando - siguió Adrián - y tú Pitus no te hagas, yo ya vi que necesitas esos centavos para tu casa.
- No Adrián, ahorita no...
- ¿Qué te dije de interrumpir Pitus?... esta muchachada de hoy, de mal en peor con el respeto ... a ver pues, le estaba diciendo que yo ya vi que Pitus necesita ese dinero y tú Lover no hay manera de que se los pagues pronto, él te dice que no los necesita por que es noble, pero yo estoy aquí para ayudar a los dos. ¿Cuánto le has prestado Pitus?
- No ps... como 1,700 pesos.
- Me ha prestado 2,000
- Ya ves Lover, si te digo que Pitus es noble, ya hasta te había hecho un descuento -

En eso Adrián sacó su cartera llena de tanto dinero que apenas se podía doblar, la abrió y sacó unos billetes. Mientras sostenía el puro con los dientes, rápidamente pasó el dinero por sus manos y contó en la mente.

- Cuenta saldada Pitus, ahí está su dinero. Ustedes son buenos amigos, y no quiero que se vayan a pelear por pendejadas como el dinero. Para eso tienen que venir con gente como yo, que nos gusta ayudar al prójimo. De aquí en adelante cuando necesite dinero Lover, se viene para la casa y me dice cuánto necesita, yo se los voy a prestar. Ya que se cure su mamá Juanita me los va pagando como pueda.
- Nombre, tú si eres gente Adrian, muchas gracias... - Le dije yo, aunque no me agradaba del todo la idea. Entonces como leyendome la mente, el Adrián dijo:
- Es más Lover, a mi se me hace que como es usted de orgulloso no va a venir a pedirme dinero. Mejor le voy a dar cada semana una feria y usted la administra.
- Muchas gracias Adrián, en serio, de corazón, pero mejor cuando necesite te pido.
- ¿Me estás despreciando Lover?
- No no, como crees Adrián, lo que pasa que mejor...
- No seas así Lover, déjame te ayudo, que a mi también me cae re bien doña Juanita.

Me extendió la mano con un par de billetes mientras le daba unas fumadas a su puro y dejaba escapar el humo lentamente por su boca, creando una cortina blanca que suave acariciaba su rostro.

- Sale pues Adrián, de verdad que no sabes como te agradezco, y te voy a pagar hasta el último peso.
- Ya ve mi Lover, todos contentos...

Nos dijo que agarráramos lo que quisieramos. Era como el padrino bondadoso que daba tu domingo, sólo que a nosotros en vez de dinero, nos daba a escoger la droga que quisiéramos. El Pitus agarró unas tachas, yo agarré una linea, pero me la eché a la bolsa, no la quería para tizarme, la quería para venderla.

Nos salimos de la casa y cuando ya estabamos en la calle Pitus me dijo que de todos modos cuando necesitara feria, le dijera. Muchas gracias Pitus, mi hermano.

4 comentarios:

ASsiLeM dijo...

lover tendra msn??

lover me quedra en el??

u.u" suenio

saludos =]

denLu dijo...

Eso si es de compas
la interrogante aqui es...
no hubo pedo despues por el dinero?

Anónimo dijo...

lo triste es que poca gente da algo por nada... por la promesa de ahi cuando puedas me lo regresas... uno podría suponer cualqueir cosa, pero no cuan caro costaría realmente.

esos créditos con intereses no pactados...

ASsiLeM dijo...

a la hora que usted me diga ;)