Capítulo 10

martes, 20 de noviembre de 2007

El Ches presumía a todos los del barrio que "la Azu y la Perla" se habían peleado por él, andaba muy alzado. Siempre rodeado de sus amigos igual de pendejos que él. Toda la semana tenía presumiendo al pleito.

La Perla no había quedado muy contenta con el pendejo, porque al fin y al cabo la había dejado para irse con Azu, y cuando se dio cuenta de las habladurías del Ches, se encabronó mucho más. No es bueno hacer enojar a una perra rabiosa.

Sería nuestro primer trabajo como golpeadores. Excitante, la primera vez, y lo mejor de todo sería que nos pagarían por madrear a un baboso que de cualquier manera lo haríamos gratis y por puro placer. "Aquí están Pitus, 350 pesos, chínguenselo, pero si mañana lo veo caminando por aquí le voy a pagar a otros cabrones para que les metan una putiza a ustedes" "No te preocupes Perla, vamos a hacer bien el jale".

Pitus le había dicho a Perla que ya teníamos experiencia en esto. La verdad es que yo no, apenas me había peleado un par de veces y me habían partido el hocico, aunque iba agarrando callo y entre ver pelear a los batos del barrio y las madrinas que me ponían al menos ya no salía tan chingado. Juan y Pitus eran muy buenos para el trompo (golpes), era de lo que vivían en la secundaria, así que por esa parte era verdad, ya tenían experiencia, pero era la primera vez que lo harían por el pago de un tercero. "No hay cuete, están re-pendejos", dijo el Pitus. Él se había quedado con 150 varos, Juan con 120 y yo con 80. Pitus era el cabecilla y el más cabrón en los chingadazos, por eso se había quedado con más feria.

Se juntaban en la cuadra donde vivía el Ches, de hecho todos vivían en esa misma cuadra. Creían que por el simple hecho de ser muchos, unos buenos para nada y vestir holgado podían formar su crew.

-¿Cual es tu raya?
- Dyal zero
- ¿Qué significa?
- Rayo eso porque me gustan las letras, no por el significado
- ¿Cual es tu raya?
- Susto
- ¿Qué significa?
- Se me hace hido.
- ¿Cual es tu raya?
- Hempa
- ¿Qué significa?
- Nomás me gustó como se oye.

Pinches cagados.

"Lleven el filero pero no lo saquen, les vamos a dar a puro trompón. Si se ponen bravos no saquen filero. Si sacan filero es para usarlo." La orden estaba dada. Lo acepto, tenía miedo, tenía miedo de ser madreado por unos pendejos y tendría que cargar con ese peso por siempre, pero no me podía safar, es más, no me quería safar, así es como se llega alto. "No se fracasa si existe un comienzo" cantaría años más tarde Control Machete.

Agarramos la 604. Nos bajamos en "El Pollo Feliz". El lugar estaba como a dos cuadras. Cuando doblamos la esquina los vimos a lo lejos, y ellos nos vieron también, se habían sentido ofendidos porque estábamos invadiendo el territorio de "los Tizos. El más gallito se puso al frente, era el Ches. El wey nos conocía, sabíamos que eramos de la vecindad y que cualquier bronca teníamos atrás al Adrián, al Zurdo, al Caballo, al Herector, pero de todos modos no podía dejar ver que nos tenía miedo y por el contrario, que los temerosos teníamos que ser nosotros porque pisamos su calle. Aún con temor, él no podía rajarse tampoco. Los otros mocosos no nos conocían y de inmediato se pusieron atrás del Ches. Eran 7, nosotros 3. Que comience la fiesta.

- ¿Qué haces por acá Pitus?
- Nomás veníamos pasando.
- Nomás que aquí es territorio Tizón, no es la vecindad.
- ¿Ah sí?, es que estoy bien baboso y pensé que aquí era la vecindad también
- No te confundas Pitus.
- No te confundas tú pendejo, que venimos a que le bajes de huevos con la Perla.
- ¿De qué hablas cabrón?
- No te hagas pendejo Ches, andas de hocicón y a la Perla la respetas.

El dinero hacía respetable incluso a la puta de Perla. Ja.

El Pitus no dejó de caminar hasta que se topó de frente con el Ches, pero este cabrón no se hizo para atrás, tenía huevitos.

- Ya te la canté Ches, aquí te para el hocico o...
- ¿O qué chingados?
- O te partimos tu puta madre.

El primero lo dió el Pitus, era bravo. Chingadazo directo a la mejilla, entonces se le dejaron ir los otros cabrones. Ahí es donde Juan y yo entrábamos. A la primera me surtieron, no supe ni de dónde me llegaron los golpes y lo único que hice fue cubrirme con los brazos, pero no podía seguir así, tomé aire, me hice para atrás y acomodé el primero. Creo que le di a alguien en la cabeza porque lo sentí muy duro. Me dieron en las costillas pero no muy duro, me movía para todos lados, ubicaba al cabrón en turno y madrazos, patadas. Aquello era una sopa. Luego me acordé de una película y tiré una patada a la altura del estómago y con eso tuvo el otro cabrón para caerse y quedar sofocado. Agarre confianza y seguí. La adrenalina ya estaba al tope y no sentía los golpes, nomás me sacudían la cabeza o sentía patadas en las piernas.

Mientras el Pitus y el Juan parecían estar en un día de campo. No más veía como se tambaleaban los otros a cada golpe del Pitus. De repente dos corrieron para sus casas chillando, era el principio del triunfo y nos seguimos dando. Pum, pum. En una de esas me acomodaron un buen puñetazo que me apendejó y me caí. El Pitus y volteó y me gritó: ¡levántese cabrón! en el suelo no vale madre. Pero antes de que me levantara el wey que me lo acomodó se dejó venir. Se puso encima de mí y me empezó a dar de trompadas. Para un lado, para el otro, el otro, el otro... Pero que elevo las piernas, las paso alrededor de su cuello y lo jalo para el suelo. Lo desnuqué, nomás se hizo bola, se agarró la cabeza y empezó a chillar, otro se asustó y corrió también. Me levanté y fuí para con otro wey. El Pitus y el Ches estaban trenzados, el Juan abarataba a los que quedaban y le hice el paro, cuando de repente sacó el filero. Me asusté otra vez, no sabía de lo que era capaz el Juan, pero con eso tuvieron los mocosos para salir corriendo.

Lo demás ya fue puro trámite, Pitus ya tenía bien sangrado al Ches, quien decía que ya estaba bueno, que ahí moría el pedo, que ya le iba a bajar de huevos. Pero el pago ya estaba hecho. Yo no me quería meter, se estaban dando un tiro de solos, pero otra vez el Juan se metió.

- Pitus, ya dale, que van a venir las jefas.

Pitus volteó de reojo con Juan, regresó la mirada a su objetivo, agarró impulso y de un madrazo en la cara lo sentó. Luego, con una patada muy violenta le dió en la rodilla. El Ches, todo sangrado y amoratado empezó a llorar también. "Y ya le dije puto, no lo quiero volver a ver por allá" Pegamos carrera rumbo a otras calles antes de que llegaran las jefas o los azules, pero Juan se devolvió "Pérame, ahorita vengo, los veo en esa cuadra". Juan se regresó, el Ches todavía estaba en el suelo doliéndose, Juan sacó el filero, los ojos del derrotado cerrados por los puños ahora estaban bien abiertos; el de la navaja se acercó.

- Ya Juan, ahí muere, ya Juan por favor, no mames. Ya Juan. Ya Juan.
- Lo siento carnalito, son negocios.

El pendejo del Juan no sabía utilizar la palabra "negocios", se quería creer el mafioso, quería verse inteligente y chingón. Entendió de manera literal que la Perla no quería verlo caminando, y le clavó unos navajazos en una pierna.

Cuando regresó, muy altanero y soberbio dijo que ya había acabado el jale, que ya no teníamos que preocuparnos porque la Perla nos mandara madrear. De camino a la vecindad me iban echando carreta por que me habían dado buenos golpes y traía la mejilla roja, se burlaban y me decían que tendrían que entrenarme, y mientras me daban algunos consejos "Pega primero" "Agáchate" "A la nariz". Hasta que llegamos a la vecindad Juan nos contó lo que hizo. El Pitus le puso un cague, le dijo que cómo podía ser tan pendejo, que ahora los cuicos nos iban a estar buscando.

Llegué a mi casa muy pálido por lo que había dicho Pitus, y mamá Juanita me dió un pan. "¿Andabas otra vez de vago con Pitus? ¡Ay muchacho!, y mira nomás como vienes, de seguro te peleaste con los de la vuelta por una tontería". No mamá Juanita, es que me caí jugando futbol. Ella no me creyó por supuesto, me vió de reojo y negó con la cabeza. "Póngase a hacer su tarea, que ya es muy tarde".

5 comentarios:

ulisex-axel dijo...

no mames cabron, otro wey qe cree qe tengo el tiempo del mundo pa leer post de 3500 lineas

ulisex-axel dijo...

jaja buena historia jaja el 604 x el pollo feliz, es x alcalde y circunvalación?

Inconexa dijo...

mama juanita.. that's cute.

ASsiLeM dijo...

hahahahaha!!!

Hengban dijo...

¡El regreso de Lover!

Así que este es el inicio. Seguimos en contacto